Ponele.info

Los informes técnicos del FMI sobre Argentina 2019 no traen buenas noticias para Cambiemos

“La economía argentina se contraerá ya que las estrictas políticas dirigidas a reducir los desbalances van a frenar la demanda interna” afirmó el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el marco de la actualización del Panorama Económico Global del organismo el 21 de enero. “Creemos que el país crecerá en 2020”, dijo el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne el día siguiente. Así, el período presidencial 2016-2019 se queda sin segundos semestres de bonanza y, según los ex segundosemestristas, Mauricio Macri debería ser reelecto para alcanzar la prosperidad.

Ilustración: Emiliano Ciarlante

Deuda: verde pero madura

De acuerdo al último Balance Cambiario elaborado por el Banco Central de la República Argentina (BCRA), la “Formación de Activos Externos del sector privado no financiero” (en criollo: la fuga de capitales) en 2018 alcanzó la friolera de US$ 27.320 millones. Esta magnitud supera a los US$ 23.098 millones de 2008, con el intento de corrida cambiaria en el marco de la Resolución 125 de “Retenciones Móviles”. En 2016, se fugaron US$ 9951 millones y en 2017 US$ 22.148 millones.

En el período presidencial de segundos semestres sin bonanza se registran US$ 59.328 millones en concepto de fuga. Recordamos que el último acuerdo con Fondo incluyó un préstamo de US$ 57.100 hasta 2020.

Los economistas argentinos suelen hablar de “restricción externa” para referirse al déficit de dólares en la economía. Pero el origen de la categoría refiere a la causa de la ausencia de divisas,  a la restricción financiera externa al crecimiento. Entonces, no parece del todo acertado hablar de restricción externa en el caso de que la falta de dólares se deba a la fuga de divisas o al pago de deuda y no a la inversión productiva en un proceso de crecimiento económico.

En 2019, los vencimientos de deuda ascienden a $ 596 mil millones de pesos, equivalente al 3 por ciento del Producto Bruto Interno (PBI). En 2018 el déficit primario (es decir el deficit antes del pago de intereses de deuda) fue de 2,4 por ciento del PBI. Pero el déficit financiero, o sea, si se tiene en cuenta el pago de intereses, representó 5,2 puntos del producto.

La bicicleta financiera tiene una rueda en dólares, pero la otra está en pesos. El stock de deuda de la autoridad monetaria en Letras de Liquidez (Leliq) alcanzó los $ 850 mil millones, equivalente a US$ 21.250 si tomamos el dólar a $ 40. En un reciente informe, el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) afirmó que la suba de la deuda fue del 98 por ciento sólo desde el primer día de octubre al último de diciembre del año pasado. Se duplicó en tan solo tres meses.

Para cumplir con la deuda, se reducen los salarios públicos y jubilaciones, los subsidios a las tarifas y al transporte público, a educación, a elaboración de vacunas y áreas de investigación que podrían haber anticipado y atenuado el impacto del hantavirus, por ejemplo.

Domingo Cavallo, el “creador” de la convertibilidad en la década del 90, escribió en su blog y reapareció en escena hace unos días. Propone acordar con el FMI que el techo de la zona de no intervención cambiaria del BCRA sea menor y que, si la cotización del billete verde la supera, la autoridad monetaria pueda intervenir para aplacar la suba. En síntesis, postula mayor estabilidad y menor posibilidad de devaluación, es decir, un grado mayor de convertibilidad. Asegura que “sería una clara diferenciación con lo que seguramente será la propuesta económica de la oposición, sea inspirada por las ideas económicas de Kicillof o por las de Lavagna”.

La mayor estabilidad generaría mejores condiciones electorales para el oficialismo pero peores circunstancias futuras para las grandes mayorías.

En carne propia

El consumo anual promedio per capita de carne vacuna retrocedió un 2,4 por ciento en 2018, ubicándose en los 56,1 kilos. Y las cifras estimadas por la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes de la Argentina (Ciccra) exhiben una caída del 4,3 por ciento desde que Macri arribó a la Casa Rosada en 2015.

“Cuando se contrasta con la evolución del promedio de los salarios formales todas las carnes experimentaron alzas mayores. La caída del poder adquisitivo es consistente con la retracción que viene exhibiendo el consumo interno en los últimos meses”, afirma el último informe de Ciccra.

La faena de hembras, por su parte, creció 18,4 por ciento entre 2017 y 2018 impulsada por la mayor demanda de China y Rusia. El informe advierte también que “la restricción crediticialocal llevó a los productores a desprenderse de vaquillonas, cuya faena creció 22,8 por ciento anual en el último año”.

La vaca en forma de carne comestible es un producto final, pero la vaca también se utiliza como medio de producción para reproducir la especie. Si la cantidad de vacas es más escasa, su precio ascenderá. Las cadenas de supermercados registraron una disminución de 12,5 por ciento de las cantidades de mercaderías vendidas en 2018 respecto al año anterior.

El año pasado, tanto la jubilación mínima como la Asignación Universal por Hijo (AUH) se incrementaron un 28,3 por ciento, mientras que el Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM) lo hizo un 27,5. La inflación de 2018 fue de 47,6 puntos porcentuales. En promedio, se perdieron más de 13 puntos de poder adquisitivo.

En el mismo período, las canastas de indigencia y de pobreza treparon 53,5 y 52,9 por ciento, respectivamente. Por lo tanto, los sectores de menores ingresos se ven más afectados por las políticas que prometían “pobreza cero”.

Conectados con el mundo sin wi-fi

En 2017, los ingresos de la mitad más pobre de la población mundial habían sido iguales a los de las 43 personas más ricas del planeta. De acuerdo a una investigación de la confederación de organizaciones no gubernamentales Oxfam (nombre proveniente del Comité de Oxford de Ayuda contra el Hambre), en 2018 las 26 personas más ricas del mundo acumularon lo mismo que las 3800 millones más pobres, la mitad de la humanidad.

En promedio, cada rico o rica tiene el mismo ingreso que más de 146 millones de personas, más del triple de habitantes de Argentina.

En el cónclave mencionado con anterioridad, el FMI abordó la “reducción sostenida de la tasa de crecimiento de las economías avanzadas y la desaceleración temporal de la tasa de crecimiento de las economías de mercados emergentes (…) La economía mundial crece más lento de lo esperado y los riesgos son cada vez mayores”, analizó.

Una crisis mundial, como la que comienza a emerger y da cuenta el Fondo, agravaría la situación en todas las naciones, especialmente en aquellas que, como la nuestra, no cesan de autoinfligirse golpes.

contacto@ponele.info