Ponele.info

En la música también hay opresión: Orquesta Sinergia presenta “Compositorxs silenciadxs x la historia”

La opresión que diferentes sectores de una sociedad sufren no se limita a cuestiones económicas y materiales, sino que se expande a todos y cada uno de los ámbitos de la vida social: desde la relación con la Justicia hasta la participación política, pasando por la organización familiar y el reconocimiento en el ámbito cultural.

Dentro de éste último, el mundo de la música es un escenario ejemplar de constante conflicto entre oprimidxs y opresores, entre aquellos que siempre han tenido la hegemonía y se niegan a soltarla, y aquellxs que luchan día a día por ser reconocidxs. Así es como, en épocas de masiva revolución feminista, se cuestionan cada vez más la desigualdad y los obstáculos que sufren las mujeres a la hora de introducirse en el ámbito del rock y tener éxito.

Sin embargo, pocas veces pareciera discutirse el papel que la segregación social tuvo y tiene en la música clásica, cuyo origen se remonta a épocas de marginación extremadamente profunda. Cientos de compositorxs han sido ignorados por la Academia y por el mundo de la música en general por determinados rasgos de su identidad: el género, el color de piel, la ascendencia, la posición política, etc.

La Orquesta Sinergia, una orquesta porteña compuesta por catorce jóvenes y dirigida por Hernán Quintela, abre la posibilidad de conocer las obras de algunxs de estxs artistas que han sido silenciadxs e incluso censuradxs durante siglos. Junto a musicólogos, transcriptores arregladoras e interprétes reunieron material que, en su mayor parte, nunca había visto la luz.

Las obras corresponden en su mayoría a los siglos XVIII y XIX, época en la cual provenir de una familia esclava y/o ser afrodescendiente constituía un estigma imborrable para un artista e impedía que su obra fuese valorada. Ejemplo de esto es el caso de Nunes García, un sacerdote brasilero que, si bien pudo trabajar como músico en la corte y luego fue nombrado Maestro de Capilla Real, tuvo que reconocer su color de piel como “defecto visible” y solicitar un perdón especial. García, así como Pedro Ximénez Abril Tirado, importante músico peruano-boliviano, apoyaron los movimientos independentistas de sus naciones, y esto significó un agravante para su situación de marginación y contribuyó a que la extensa obra de Tirado fuera olvidada por completo.

El racismo también afectó al guadalupense Chevalier de Saint-Georges, hijo de una esclava de origen africano y ferviente activista en el movimiento anti-esclavista, quien pudo tener éxito en sus primeros años (convirtiéndose en el primer compositor clásico de ascendencia africana) pero vio retirada su obra a manos de Napoleón, cuando restableció la esclavitud.

Frente a la opresión patriarcal, Maddalena Lombardini Sirmen luchó contra los impedimentos que la sociedad veneciana del siglo XVIII imponía sobre las mujeres. Logró ser la primera en dar conciertos y realizar giras en las ciudades europeas más importantes de la época. Sin embargo, su obra hasta ahora no había sido presentada en Sudamérica.

La obra de éstxs y más compositorxs silenciados por la historia occidental será interpretada por la Orquesta Sinergia los días 16 y 17 de Noviembre a las 20:30 en el Auditorio San Rafael, Ciudad de Buenos Aires.

La deconstrucción de los diferentes mecanismos de opresión machistas, clasistas y racistas que predominan en nuestra sociedad, cuya cultura eurocéntrica fue fundada en la supremacía del hombre blanco hetero-cis, abarca todos los aspectos de la vida, comenzando por nuestro voto en las urnas, pasando por el tipo de humor que utilizamos y nuestro consumo cultural. La música, la literatura y el arte pictórico no están separados de la sociedad violenta y estigmatizadora que los contiene y produce.

La historia de la música no se limita a los grandes hombres europeos como Mozart, Beethoven o Bach. Junto a ellos (o detrás de su sombra) se desarrollaron grandísimas obras de arte que, como consecuencia de estigmas y mandatos sociales, nunca pudieron ver la luz, o al menos no alcanzaron el reconocimiento debido.

 

Avatar

Natalia Gherardi

Nació en el año 2000. Es ex-alumna del Nacional Buenos Aires y estudia Sociología.

Lo último

contacto@ponele.info